Legislativo

Primordial que el presupuesto para ciencia y tecnología se ejerza en investigación: Marivel Solís

La presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología, diputada María Marivel Solís Barrera (Morena), sostuvo que la mayor preocupación es que el presupuesto destinado para este sector realmente se ejerza para investigación.

“Tiene que existir un porcentaje enfocado a dar un resultado en investigación, esa es nuestra gran inquietud”. Afirmó que la educación es clave para el desarrollo integral de México, articulado a la ciencia, tecnología, innovación y la cultura.

Imagen: Twitter @beatrizroblesgs

En la reunión sostenida con Carmen Rodríguez Armenta, directora general de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Solís Barrera señaló que es de suma importancia saber qué programas presupuestarios están destinados al ramo de ciencia y tecnología en las universidades públicas de México.

Los integrantes de la instancia legislativa expresaron su inquietud por saber cuáles son las estrategias que permitan conocer los resultados obtenidos por las universidades, para incrementar el porcentaje del presupuesto en materia de ciencia y tecnología.

Solís Barrera señaló que sí existe un incremento en el presupuesto, pero con la inflación y basados en datos duros, éste no se ve reflejado. “Nos interesa saber las estrategias y hacer una reestructuración que nos permita obtener más resultados en materia de investigación”, señaló.

Imagen: Twitter @beatrizroblesgs

La diputada María de los Ángeles Huerta del Río (Morena) comentó que no se tienen indicadores claros sobre cómo se ejerce el presupuesto y en qué. “Queremos tener una idea de cómo se gasta el presupuesto en educación superior pública”, expresó.

Por su parte, la diputada de Morena María Eugenia Hernández Pérez solicitó saber cómo será la inversión para las universidades abiertas y a distancia del país. “Se tiene que inyectar más presupuesto a este tipo de instituciones porque contamos con un gran recurso como es la tecnología y no se debe desaprovechar”, apuntó.

Del mismo partido, la diputada Beatriz Silvia Robles Gutiérrez comentó que el gobierno de Querétaro no ha entregado el recurso hacia la universidad autónoma de esa localidad. En los últimos dos meses, el estado solamente participa con un 16 por ciento. Preguntó si existe algún tipo de sanción para las entidades que no entregan el recurso a las instituciones públicas.

Imagen: Twitter @beatrizroblesgs

El diputado de MC, Mario Alberto Rodríguez Carrillo se pronunció por reducir la regulación burocrática en los procesos de desempeño que aquejan a la educación y a la investigación en general, para que sean más objetivas y no se desvíen del propósito primordial que tienen. Sostuvo que debe aumentar el presupuesto en ciencia, tecnología e innovación, porque la investigación arroja beneficios tácitos y explícitos.

La directora general de Educación Superior, Carmen Rodríguez Armenta, comentó que los fondos destinados tienen diferentes objetivos; el fondo EO21 de Investigación científica y desarrollo tecnológico, forma una pieza importante en el marco de la implantación del presupuesto para resultados en la Secretaría de Educación Pública, este se asigna de manera directa a las instituciones y no hay un indicador por parte de la SEP.

Es importante que las propias instituciones aclaren en qué están erogando el presupuesto porque no hay un control desde la secretaría, los lineamientos para ejercer estos recursos deben de ser claros. Referente a la universidad a distancia, hemos solicitado más recursos, pero le han quitado 55 millones de lo que se le dio este año.

En el 2006 todos los gobiernos de los estados firmaron un convenio de colaboración en donde se responsabilizaban a que llegarían al 50 por ciento del subsidio para las universidades estatales; sin embargo, en la actualidad solo cuatro estados lo cumplen. Cada que un gobierno no entrega el presupuesto se le hace llegar un recordatorio al secretario de finanzas estatal, mencionó.

En la secretaría no hay lineamientos en materia de indicadores y estos son manejados por cada institución de ciencia básica. Necesitamos meter a las instituciones a fondos que hagan ciencia y que se enfoquen al desarrollo de la misma, pero con reglas muy claras, con pertinencia y con indicadores de resultados.

William Lee Alardín, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que existe una matriz de indicadores que se usa para reportar las actividades a las que se comprometen las instituciones en cuanto a cursos, número de alumnos graduados, artículos publicados, tesis, patentes, entre otros. “Esto es independiente de las auditorías financieras; estos temas sí están definidos de manera autónoma por las diferentes instituciones académicas”, señaló.

Jorge Comas Rodríguez, coordinador general de información de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que en las universidades públicas se rinden cuentas, dentro de las mismas, para saber cómo se ejercen los presupuestos asignados por medio de un dictamen de auditoría. Nosotros siempre estamos auditados, “no nos vamos por la libre”, tenemos controles y sabemos que, si el dinero es público, pública es la rendición de cuentas, como universidad pública, ese es el compromiso que tenemos, aseguró.

A nombre del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, el director general, José Mustre de León, solicitó analizar la propuesta financiera para ciencia, tecnología e innovación de forma objetiva para evitar el “centralismo en el ejercicio de los recursos que podría causar un problema operativo grave”, debido a que se involucra la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la subsecretaría de Educación Superior y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Saúl Valdez Zepeda, director general del Centro de Enseñanza Técnica Industrial (CETI), afirmó que “es injusto reducir presupuesto a este sector”. Propuso aplicar una simplificación administrativa en todo el sistema de educación, ciencia y tecnología, porque prevalece una sobrerregulación burocrática.

Por El Colegio de México, el secretario administrativo, Adrián Rubio Rangel, sugirió revisar el programa de Desarrollo Tecnológico e Investigación Científica por medio de un análisis numérico de lo que crece y propone el presupuesto 2020, descontando la carga salarial, para saber si el margen de crecimiento corresponde a la corrección y reorientación de la enseñanza académica para alcanzar eficiencia.

De la Universidad Autónoma Agraria “José Narro”, Javier de Jesús Cortés Bracho coincidió en simplificar la presentación de indicadores, porque complica la investigación. Además, extender los plazos de estudio, porque para lograr resultados se requieren de cinco o hasta 15 años, en genética. No es fácil dar resultados en un año, como en otras áreas.

Con información de: Cámara de Diputados, Boletín N°. 2488

Comentarios