Covid-19 Salud

OPS recomienda a América Latina no bajar la guardia ante COVID-19, las muertes podrían cuadruplicarse en octubre

El número de víctimas de COVID-19 podría aumentar a 438 mil muertes en América Latina en octubre si no se mantienen las medidas de prevención, advirtió el martes la directora regional de la Organización Mundial de la Salud (OPS) para América, Carissa Etienne.

Las muertes hasta ahora en América Latina han alcanzado 113 mil 844 o casi una quinta parte del número de personas que han muerto en todo el mundo, según el mapeo de Reuters.

América es el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus y el número de víctimas en toda la región podría casi triplicarse a 637 mil para el 1 de octubre, dijo la funcionaria de la Organización Panamericana de la Salud, aunque advirtió que las proyecciones de modelos matemáticos no deben tomarse literalmente, sino solo como guías de planificación.

En las condiciones actuales, se espera que la pandemia alcance su punto máximo en Chile y Colombia a mediados de julio, pero en Argentina, Brasil, Bolivia y Perú será hasta agosto, al igual que en gran parte de Centroamérica, incluyendo a El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y México, en América del Norte.

Los países, estados y ciudades que relajan las restricciones demasiado pronto pueden verse inundados con nuevos casos de COVID-19, dijo Etienne en una conferencia virtual desde Washington en la que estuvo acompañada por otros directivos de la OPS.

“La complacencia es nuestro enemigo en la lucha contra COVID-19”, dijo, y agregó: “La batalla es dura pero está lejos de estar perdida”.

En los Estados Unidos, el estado de Washington y Nueva York están viendo un número muy bajo de casos nuevos y muertes, pero otros 27 estados informan un crecimiento exponencial, dijo Etienne.

Varios países y territorios del Caribe pudieron frenar la transmisión por completo y no han reportado nuevos casos durante varias semanas, pero deben permanecer vigilantes durante los próximos meses, dijo Etienne.

La semana pasada, Manaus, en Brasil, vio su primer día sin reportar nuevas muertes por COVID-19, después de semanas de lidiar con una alta mortalidad en la ciudad más grande del Amazonas.

Brasil tiene el segundo brote más mortal y generalizado en las Américas después de que Estados Unidos y los directores de la OMS dijeron que habían pedido repetidamente al país sudamericano que aumentara las pruebas y que tuviera un mensaje constante para la población.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha minimizado la gravedad del coronavirus y criticado las medidas de cuarentena y distanciamiento social adoptadas por los estados y ciudades, enviando una señal confusa a los brasileños, dicen expertos en salud pública.

Los países deben estar preparados para ajustar el curso rápidamente si la situación epidemiológica cambia, dijo la directora de la OPS.

Advirtió que habrá desafíos que atender, entre ellos la temporada de gripe invernal en el Cono Sur, la malaria, el dengue, el sarampión y la difteria. Por eso, dijo, los países deben proseguir con sus esfuerzos de vacunación para que no se superpongan brotes de esas enfermedades con los del coronavirus.

Etienne enfatizó que el virus no puede pasar desapercibido porque en aquellos lugares donde no se tomen medidas o donde se relajen pronto, habrá un aumento mayor de la incidencia. Su consejo: que la apertura de la economía sea gradual y sólo cuando la curva se haya aplanado.

La reapertura no es simplemente una cuestión de suspender las restricciones de viaje y las órdenes de quedarse en casa. Requiere pruebas amplias y seguimiento de contactos adecuado para detectar y controlar rápidamente nuevos brotes, dijo.

La región de las Américas en su conjunto reportó 5.1 millones de casos y más de 247,000 muertes debido a COVID-19 al 29 de junio.

Con información de: Reuters y Agencias

Comentarios