Ciencia

Los niños que padecen hambre a menudo no se recuperan, incluso cuando se alimentan lo suficiente. Restaurar su microbiota podría ayudarles

Aún después de que los niños hambrientos comen lo suficiente, a menudo dejan de crecer. Sus cerebros no se desarrollan correctamente y siguen siendo susceptibles a las enfermedades, incluso muchos años después. Dos estudios publicados en Science sugieren que fomentar los microbios intestinales adecuados puede ayudar a estos niños a recuperarse. El trabajo también señala combinaciones de alimentos que nutren a estos microbios benéficos.

La mayoría de los experimentos se realizaron en animales, pero un pequeño grupo de niños desnutridos que recibieron esos alimentos también mostraron signos de mejoría. “Este es un estudio sobresaliente y extremadamente completo”, dice Honorine Ward, microbióloga y experta en salud global en la Escuela de Medicina de la Universidad Tufts en Boston. Adaptar la ayuda alimentaria para fomentar el microbioma “podría ser la clave para nuevas estrategias para mejorar la salud pública mundial y el potencial humano”, agrega David Relman, microbiólogo de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California.

Tahmeed Ahmed, director de investigación nutricional del Centro Internacional para la Investigación de Enfermedades Diarreicas, Bangladesh, en Dhaka ha tratado, durante 30 años, de ayudar a los niños desnutridos a recuperarse mejor. Hace aproximadamente una década, Jeffrey Gordon, de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, inició una investigación, vinculando ciertos microbios intestinales con la obesidad. Los dos científicos se preguntaron si el microbioma, el conjunto de microbios que viven en y sobre el cuerpo humano, también podría desempeñar un papel en el número opuesto de la obesidad, la desnutrición.

Los dos informaron en 2014 que el microbioma intestinal normalmente “madura” cuando un bebé crece y se convierte en un niño pequeño. También notaron que permanece inmaduro en niños con desnutrición severa, dominados por bacterias que se encuentran en niños sanos más jóvenes. Dos años después, los investigadores colocaron microbios maduros e inmaduros de niños en ratones criados sin microbios. Los animales que recibieron los microbiomas inmaduros desarrollaron menos músculo, tenían huesos más débiles y tenían metabolismos deteriorados, lo que sugiere que un microbioma maduro podría ser necesario para un desarrollo adecuado.

Para señalar cuáles de las cientos de cepas del microbioma están vinculadas a la maduración, Arjun Raman, postdoctorado en el laboratorio de Gordon, analizó datos de muestras fecales que el equipo de Ahmed había recolectado cada mes de 50 bebés sanos en Bangladesh a medida que crecían. Raman identificó 15 tipos de bacterias que aumentaron y disminuyeron a medida que el microbioma maduraba. Él y el equipo vieron el mismo patrón en niños sanos de Perú e India e incluso en lechones libres de gérmenes, que comían los mismos alimentos que los bebés y niños de Bangladesh, informan en Science.

Los investigadores pensaron que fomentar o suprimir esos microbios podría ser clave para ayudar a los niños a recuperarse de la desnutrición. Para probar esa idea, necesitaban una forma de monitorear la recuperación. En busca de una firma molecular de crecimiento saludable, una estudiante graduada en el laboratorio de Gordon, Jeanette Gehrig, y sus colegas monitorearon más de 1000 proteínas y metabolitos, como grasas y aminoácidos, para detectar cambios que crecen a medida que crecen los niños sanos y se recuperan los desnutridos.

Gehrig y el resto del equipo probaron los efectos de diversos alimentos en ratones y lechones cuyos microbiomas habían sido trasplantados de bebés desnutridos. Esperaban encontrar alimentos que pudieran “estimular el crecimiento de la microbiota”, dice Gordon. La leche en polvo y el arroz, componentes estándar de la ayuda alimentaria, hicieron poco para fomentar la maduración, pero las harinas de garbanzos, plátanos, soja y maní ayudaron a que los microbiomas maduraran.

Luego, los investigadores alimentaron a ratones y lechones con suplementos que combinaron los cuatro alimentos y vieron que los microbiomas de los animales maduraron y su crecimiento mejoró. “Este estudio señala la importancia y la utilidad de los nutrientes seleccionados cuidadosamente para apoyar a los miembros clave de una microbiota”, dice Relman.

Como prueba final de los principios, Ahmed, Gordon y sus colegas compararon sus suplementos con la tabla de recuperación de 60 niños de Bangladesh desnutridos durante 1 mes. Eso fue demasiado poco tiempo para evaluar la recuperación física a largo plazo, pero lo suficiente como para ver los efectos sobre las firmas moleculares en la sangre. Sólo la combinación de cuatro alimentos mejoró considerablemente esas firmas, informan en Science. También mejoró las 15 bacterias que había identificado el equipo de Raman vinculadas a la maduración.

Los resultados sugieren una forma de mejorar la nutrición incluso en niños bien alimentados, en los que una dieta deficiente puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes y otras enfermedades en la edad adulta. “Para empezar, si los cuidadores conocen los mejores alimentos para alimentar a sus hijos para apoyar el desarrollo de su microbiota intestinal, así podríamos prevenir la desnutrición y la microbiota inmadura”, dice Gehrig.

Relman y otros son más cautelosos, sobre todo porque no está claro si los microbiomas maduros persistirán en los bebés desnutridos que consumieron los suplementos. Chris Damman, un representante de los programas de la Fundación Bill & Melinda Gates en Seattle, Washington, que financió el trabajo, dice: “No diría que esto es ‘el futuro’ o ‘la cura para todos’. Pero ciertamente es un avance y que creemos que es una promesa”.

En Bangladesh, Ahmed está coordinando un equipo para proporcionar una dieta que estimule los microbios y otros a un grupo más grande de niños desnutridos. El equipo seguirá a los niños durante 3 meses, el tiempo suficiente para ver si los efectos beneficiosos se traducen en un desarrollo saludable. Tiene la esperanza, dice, de que “esto puede cambiar el juego en el tratamiento de la desnutrición”.

Este artículo fue publicado en: Science

Comentarios