Sociedad

Líder de rastreadoras de Sonora localiza los restos de su hijo

Cecy Patricia Flores Armenta, líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, localizó una osamenta sin cráneo, que según sus identificaciones y ropa se trata de Marco Antonio Sauceda Rocha, uno de sus dos hijos desaparecidos que ha buscado en las zonas conurbadas de esta entidad desde mayo de 2019.

Tras recibir una llamada anónima que alertaba donde podría encontrarse su hijo, la líder del colectivo se internó junto a otras madres rastreadoras en las inmediaciones de la Carretera 100 Hermosillo-Bahía de Kino, donde encontraron a la altura del kilómetro 60 el cuerpo expuesto que coincide con la ropa, billetera e identificaciones de Marco Antonio Sauceda Rocha, quien desapareció el 4 de mayo de 2019 en Bahía de Kino.

En entrevista para La Jornada, Cecy Patricia Flores Armenta, aseguró que se trata de su hijo pero esperará que la Fiscalía General de Justicia en Sonora confirme con las pruebas de ADN en el Laboratorio de Inteligencia Científica Forense (CIF). Incluso este sábado regresó al lugar del hallazgo para buscar el cráneo en los alrededores. Añadió que continuará las búsquedas hasta encontrar a Alejandro Guadalupe, su otro hijo desaparecido en Los Mochis, Sinaloa.

“Con mucho dolor porque aquí se acaba la esperanza, pero seguiré buscando su cráneo aquí mismo por qué quiero tener a mi hijo completo, las búsquedas no van a parar por mi otro hijo y por todas las madres que estamos buscando a nuestros corazones”, mencionó Flores Armenta.

Desde enero de 2018 a la fecha en Sonora se han formado al menos siete grupos colectivos de mujeres rastreadoras: Madres Buscadoras de Sonora, Buscadoras de la Paz en Hermosillo, Familias recuperando Tesoros en Puerto Peñasco, Rastreadoras de Ciudad Obregón, Guerreras Buscadoras de Cajeme, Guerreras Buscadoras de Guaymas y Buscadoras en vida de Huatabampo.

De ellos, tres líderes -incluyendo a Cecy Flores- han logrado encontrar los restos de sus hijos víctimas de desaparición forzada; en octubre de 2020, Nora Lira del colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón, encontró los restos de su hija Fernanda Sañudo Lira en una fosa clandestina en Bácum, al sur de Sonora, y el 25 de noviembre, Cecilia Delgado de “Buscadoras por La Paz” encontró a su hijo Jesús Ramón, y continuará las búsquedas hasta encontrar a su otro hijo Jesús Alfonso Reynoso Martínez.

Estos grupos conformados por mujeres de todas las edades “peinan” con pico y pala de norte a Sur toda la entidad, pese a las altas temperaturas de la región y a las alertas epidemiológicas por la pandemia de Covid-19. Según sus registros han logrado ubicar al menos 300 fosas clandestinas, la mayoría ubicadas tras recibir una llamada anónima o un mensaje en sus páginas de Facebook, donde han publicado al menos tres mil fichas de búsqueda.

Con información de: La Jornada

Comentarios