Ciencia

La sonda china Chang’e 5 alunizó con éxito

En una de las misiones espaciales más importantes y desafiantes de los últimos años, la sonda Chang’e-5 se posó en la superficie de la Luna este martes, anunció el gobierno de China.

La nave espacial no tripulada “alunizó en la cara visible de la Luna el martes por la tarde”, indicó la agencia estatal de noticias Xinhua, citando a la Administración Espacial Nacional China.

China ha invertido miles de millones de dólares en su programa espacial, con la esperanza de contar con una estación espacial tripulada para 2022 y, eventualmente, enviar humanos a la Luna.

Se espera que la nave recoja el material en un día lunar, el equivalente a unos 14 días en la Tierra.

Las muestras serán enviadas a la Tierra en una cápsula que deberá aterrizar en la región china de Mongolia Interior (norte) a principios de diciembre, según la NASA.

Carrera espacial China
En 1957, la Unión Soviética coloca en órbita terrestre el primer satélite fabricado por el hombre, Sputnik. El fundador de la República Popular China, Mao Zedong, lanza entonces un llamado a sus ciudadanos: “¡Nosotros también fabricaremos satélites!”.

La primera etapa se concreta en 1970. China lanza su primer satélite con la ayuda del cohete “Larga Marcha”, un nombre que recuerda el periplo del ejército rojo que permitió a Mao afirmarse como líder del Partido Comunista Chino.

Pero habrá que esperar hasta 2003 para que el gigante asiático envíe al primer chino al espacio, el astronauta Yang Liwei, que da la vuelta a la Tierra 14 veces en 21 horas.

Con este vuelo, China se convirtió en el tercer país, luego de la Unión Soviética y Estados Unidos, en enviar por sus propios medios un ser humano al espacio. Desde entonces, lleva a cabo de manera regular misiones espaciales tripuladas.

Foto tomada después del aterrizaje suave de la Chang’e-5.

China ya había descartado de manera deliberada participar en el Estación Espacial Internacional (ISS), que asocia a estadounidenses, rusos, europeos, japoneses y canadienses. Su intención es construir una propia.

Para lograrlo, lanzó primero un pequeño modulo espacial, Tiangong-1 (“Palacio Celeste 1”), colocado en órbita en septiembre de 2011. Fue utilizado para el entrenamiento de astronautas y para experimentos médicos.

En 2013, la segunda astronauta china en el espacio, Wang Yaping, dio un curso de física retransmitido en directo para cientos de millones de alumnos y telespectadores en la Tierra.

Tiangong-1 dejó de funcionar en marzo de 2016. El laboratorio era considerado como una etapa preliminar en la construcción de una estación espacial.

Otro hito importante tuvo lugar en 2013: el alunizaje del pequeño robot teledirigido “Conejo de Jade”, encargado por ejemplo de tomar fotografías.

Primero tuvo problemas técnicos, pero fue finalmente reactivado y exploró la superficie lunar durante 31 meses, mucho más tiempo que su vida útil esperada.

En 2016, China lanzó su segundo módulo espacial Tiangong-2. Los astronautas realizaron, entre otras maniobras, acoplamientos técnicos.

Comentarios