Política

Gobierno de México logra acuerdo con Estados Unidos para cumplir con el Tratado de Aguas

El día de hoy, en el marco de la conferencia matutina en Palacio Nacional, tras el anuncio del presidente de la República, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, afirmó que, mediante el diálogo y la cooperación internacional, se llegó a un muy favorable acuerdo para México con el gobierno estadounidense referente al Tratado de Aguas de 1944. En la conferencia de hoy se dieron detalles sobre la firma del Acta 325 por parte de las secciones mexicana y estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en la frontera entre ambos países, documento que sienta las bases del nuevo acuerdo entre México y Estados Unidos.

Al igual que el presidente, el secretario Ebrard agradeció al presidente Donald Trump y al secretario de Estado, Michael Pompeo, por su disposición para el cumplimiento de este acuerdo y el compromiso de proporcionar el agua necesaria para consumo humano en trece ciudades fronterizas: Guerrero, Mier, Gustavo Díaz Ordaz, Valle Hermoso, Camargo, Río Bravo, Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Acuña, Piedras Negras e Hidalgo, en caso de enfrentar una sequía severa en la región.

El canciller reiteró la importancia del Tratado de Aguas como uno de los grandes triunfos de la diplomacia mexicana. Asimismo, enfatizó que se logró mantener el Tratado de Aguas de 1944, cuya renegociación hubiera generado implicaciones negativas para México.

“Significa poner en riesgo el suministro de agua para las ciudades fronterizas, millones de personas, en los subsecuentes ciclos, las siguientes generaciones, no la siguiente elección, las siguientes décadas”, advirtió el secretario.

Por su parte, el director general para América del Norte de la Cancillería, Roberto Velasco Álvarez, enfatizó que la relación de diálogo y respeto entre México y Estados Unidos permitió encontrar una solución diplomática que garantiza el acceso humanitario al agua para las ciudades del norte de México.

“A pesar de que hay una asimetría entre nuestros países, siempre se ha respetado nuestra soberanía y se han logrado términos equitativos y justos desde la firma del Tratado y las actas subsecuentes”, detalló el director general.

Bajo este nuevo acuerdo, Estados Unidos aceptó una cláusula que lo compromete a cooperar con México por razones humanitarias, como lo mencionó el presidente, en caso de que hubiera una sequía extrema o alguna otra emergencia, además de compartir información de manera binacional para mejorar la gestión del agua mediante un grupo de hidrología.

Asimismo, Velasco Álvarez destacó que para llegar a este acuerdo fue fundamental no sólo la gestión de la cancillería mexicana, a cargo del secretario Ebrard, donde participó de manera destacada la cónsul de México en Houston, Alicia Kerber Palma, sino también de la Secretaría de Gobernación; la Guardia Nacional; la Secretaría de la Defensa Nacional;  la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, con la representación del subsecretario Ricardo Mejía Berdeja; la Comisión Nacional del Agua, a cargo de su titular, Blanca Jiménez Cisneros; y de la Sección Mexicana de la Comisión Internacional de Límites y Aguas, en manos de Humberto Marengo Mogollón, que colaboraron en la parte nacional.

Por parte de Estados Unidos participaron el Departamento de Estado, a cargo del secretario Mike Pompeo; el gobierno de Texas y la Sección Estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Aguas.

Con esta exitosa negociación, el Gobierno de México reafirma su compromiso de actuar en estricto apego a los criterios técnicos y al derecho internacional para garantizar una gestión justa de los cuerpos de agua compartidos, en respeto a la soberanía y el acceso al agua.

Comentarios