Covid-19 Salud

FDA autoriza sistema que descontamina máscaras respiratorias N95 para su reutilización

La pandemia mundial de coronavirus ha llevado a un esfuerzo generalizado para desarrollar soluciones creativas a nuevos problemas, como la escasez mundial de equipos médicos de primera línea necesarios. Una pieza de equipo que es necesaria para proteger la salud de los trabajadores médicos que tratan a los pacientes con COVID-19 son las máscaras respiratorias N95, que son máscaras que filtran partículas muy finas con alta eficacia. Estas máscaras han escaseado en los últimos días, pero una nueva autorización de uso de emergencia de la FDA podría ayudar a disminuir significativamente esa carga al abrir un camino para la reutilización de las máscaras N95 originalmente destinadas a un solo uso.

La compañía de investigación, desarrollo y gestión de laboratorios Battelle recibió una autorización especial de emergencia del regulador de salud de los EEUU para usar un sistema que desarrolló para descontaminar las máscaras respiratorias N95 usadas, con peróxido de hidrógeno concentrado. El sistema puede convertir los respiradores de un solo uso en máscaras que se pueden usar hasta 20 veces, con un proceso de descontaminación de 2.5 horas entre cada uso.

El sistema Battelle ya está en funcionamiento en sus instalaciones de Ohio, con una capacidad de descontaminación de hasta 80 mil máscaras por día. La compañía está trabajando con OhioHealth como su primer socio del sistema de salud, pero dice que también comenzará a descontaminar máscaras para otros tres nuevos sistemas de salud a partir de esta semana.

El domingo por la noche, luego de las críticas del gobernador de Ohio Mike DeWine, la FDA levantó su restricción sobre la cantidad de máscaras que Battelle puede descontaminar con su proceso. DeWine dijo en Twitter que había apelado al presidente Trump para que levantara el límite inicial de 10,000 máscaras por día. Más tarde, el presidente tuiteó “Espero que la FDA pueda aprobar rápidamente el equipo de esterilización de mascarilla”.

Varias horas después, la FDA cambió su autorización de uso de emergencia para el proceso de Battelle de “parcial” a “completa”.

Para garantizar que todo se haga de la manera más segura y transparente posible, las máscaras N95 que Battelle recolecta para su descontaminación y reutilización volverán al mismo centro de atención médica del que fueron recolectadas, y serán etiquetadas con un número de serie que proporciona seguimiento, que también incluirá la cantidad de veces que se reutilizan.

Battelle trabajó con la FDA en 2015 para desarrollar esta tecnología, anticipando un escenario donde una pandemia global causaba una escasez de equipos disponibles. Tampoco son los únicos que usan esta tecnología: la Universidad de Duke también está usando peróxido de hidrógeno vaporizado para descontaminar respiradores usados, y está haciendo que sus protocolos estén disponibles para aplicarse en otros sistemas de descontaminación existentes que ya se usan el sector médico.

Con información de: TechCrunch y The Verge

Comentarios