Covid-19 Salud

Estados Unidos supera el millón de casos de COVID-19

Se han diagnosticado más de 1 millón de casos de COVID-19 en los EEUU, marcando un hito sombrío en el país con el mayor número de infecciones reportadas de coronavirus en el mundo, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins .

Las muertes en Estados Unidos provocadas por el virus respiratorio SARS-CoV-2, pasaron las 57 mil el martes, un número igual al límite superior de las muertes por gripe estimadas para la temporada de gripe 2019-2020, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La verdadera tasa de mortalidad de COVID-19 aún no está clara debido a la falta de pruebas generalizadas, pero las cifras actuales sugieren una tasa mucho más alta que la gripe, que infecta a entre 9 y 45 millones de personas en los Estados Unidos cada año, estiman los CDC.

Estados Unidos tiene muchos más casos de COVID-19 que cualquier otro país. España, que tiene alrededor de 50 millones de personas en comparación con unos 332 millones en los Estados Unidos, tiene 232.128 casos. Italia, que tiene una población de alrededor de 62 millones de personas, tiene 201,505 casos. China, donde comenzó el brote, informa menos de 84,000 casos. Esos números son hasta el martes por la tarde.

Entre los estados de EEUU, Nueva York ha sido la más afectada, con casi 300 mil casos y 22 mil muertes, seguida de Nueva Jersey. Pero las condiciones han estado mejorando en esos estados, que han reportado éxito en el aplanamiento de las tasas de infección.

Ahora, más estados rurales son los últimos en sentir los efectos de la pandemia, ya que observan el aumento de las curvas de infección.

Los casos están aumentando en Iowa, donde estalló el coronavirus en una de las principales plantas empacadoras de carne de cerdo del país. A pesar de un fuerte aumento en los casos, el gobernador ha comenzado a aliviar las restricciones en algunas partes del estado.

Otros estados como Georgia, Tennessee y Texas también han comenzado a levantar las restricciones, incluso a medida que aumentan los casos en esos estados.

El presidente Trump ha sido incompatible en su dirección con los gobernadores que desean reabrir, lo que ha llevado a un mosaico de estados que abren ciertas partes de sus economías, ya sea que cumplan o no con los criterios federales para la reapertura.

Inicialmente, Trump afirmó que tenía la autoridad “absoluta” para decidir cuándo reabrirían los estados, luego se cambió y dijo que los gobernadores deberían tomar la decisión ellos mismos. A mediados de mes, el presidente mostró su apoyo a las protestas en varios estados contra las órdenes de quedarse en casa, tuiteando que estos estados deberían ser “liberados”. Solo unos días después, criticó la decisión del gobernador de Georgia, Brian Kemp, de reabrir algunos negocios no esenciales en su estado.

Comentarios