Entrevista

Entrevista al Dr. Samuel Flores

Bertha Alicia – ¿Cuál es tu campo de estudio? Son los niños, pero ¿los niños obesos del país?

Samuel Flores – Sí, en este momento estamos muy interesados en el problema de la obesidad de los niños, el interés tiene muchas aristas y es porque es una enfermedad que en el pasado, bueno diría que la obesidad es una enfermedad que siempre ha existido con la humanidad, desde siempre y está vinculada con lo que se come y con lo que se gasta en el ejercicio en los niños está vinculado con lo que comen con lo que se ejercitan y con lo que crecen pero como problema de salud pública no data de las ultimas 4 décadas en México al menos, no teníamos este problema como problema de salud pública.

BA – ¿Qué nos pasó?

SF – La pregunta es muy interesante porque uno pensaría que este, que es un problema de salud que los alcanza a los sistemas de salud y que los agobia por la gran cantidad de pacientes que llegan y de pronto los focos se dirigen hacia el área médica como que el área médica no supo tener, identificar y ahora tratar este problema pero hay que decirlo claramente, dado que esto no cambio los genes de los mexicanos y aparece hace 4 décadas hay que dejarlo muy claro este es un problema que surge de los cambios sociales que han sufrido las naciones en su desarrollo entonces curiosamente a medida que las naciones alcanzan algún grado de civilización que también equivale a comercialización de muchos bienes y servicios de mucha disponibilidad de alimentos todo el tiempo y en cualquier lado es cuando empiezan a aparecer dos cosas, uno cambia el hábito y se come más y se come mal y dos disminuye la actividad y aumenta el sedentarismo entonces el pueblo dice, ahora se juntaron palomita y juan de amor, dos cosas trabajan simultáneamente para producir un problema, entonces este problema es un problema económico y social no es un problema médico.

BA – ¿Qué situación tenemos ahorita en México en la niñez? En este problema de obesidad y mal alimento.

SF – La información más confiable . proviene del Instituto Nacional de Salud Pública ha aportado en al menos 4 encuestas sucesivas y que ha hecho una en 1988, otra en 1999, de 2006 y 2012 entonces en este muestreo de cómo está el estado de salud de las poblaciones el problema de obesidad aumento de 88 a 99 aumento a 2006 y en 2006 estábamos prácticamente 3 a 4 niños de edad escolar eran obesos con sobre peso u obesidad las dos cosas y en 2012 se mantuvo esa cifra decimos que estamos un poco tranquilos porque no aumentó pero no nos puede llegar la tranquilidad completamente porque no es normal de que entre 3 y 4 niños de esas edades tengan el problema de obesidad.

BA – ¿Qué edades exactamente?

SF – Entre 7 y 11 años, ahora ¿porque no es normal? Porque los niños que ya tienen obesidad o entre sobrepeso y obesidad en estas edades tienen hasta un 80% más de ser adultos obesos entonces la principal causa por la que los adultos en México mueren son problemas relacionados con la obesidad o enfermedades relacionadas con la obesidad la más común que preocupa a todos son, la diabetes mellitus 2, la hipertensión, los accidentes cerebro vasculares, los infartos al miocardio, las fallas del riñón, todo eso cuesta muchísimo.

BA – En el asunto de la alimentación, de pronto las familias tienen que salir a trabajar padre y madre, los hijos comen lo que se encuentran y también la comida pues prefabricada, las grandes empresas de comida ya prefabricada. Aquí hay un desequilibrio.

SF – Si en efecto, los factores causales del problema o el problema se centra aludiendo a una sencilla ecuación que se denomina del Balance Energético pero es una suma y resta muy sencilla de entender, es que ingerimos más alimento del que podemos gastar entonces se juntaron, por un lado ahora comemos más alimento, las calorías en los últimos años son mucho más que las que comíamos antes porque hay disponibilidad por todos lados y durante todo el año y casi no podemos gastarlas usamos automóvil, escalera eléctrica, elevador, nuestro trabajo es sedentario, etc. Pero junto con todo esto me decía usted ha habido un desequilibrio y en efecto en el momento en que la industria se introdujo en los alimentos cambiaron las cosas, porque ahora los alimentos hay que comprarlos para largos tiempos de almacenamiento en los hogares porque las madres no tienen tiempo para, entonces si son frutas y verduras en lugar de frescas ya son precocidas ya son precocinadas y se comprar para guardarse en el refrigerador de modo que uno las toma y ya nada más las esponja un poquito de cocción pero rápido o en el microondas pero muchas otras están listas para ser consumidas inmediatamente y para durar mucho tiempo en esos sitios en el hogar entonces esto no solamente ocurre con los alimentos sino que también ocurre con las bebidas entonces el organismo se está exponiendo a dos cosas raras para el organismo a dos extraños nutrimentos uno que son las grasas saturadas y dos los azúcares refinados, especialmente la fructuosa entonces con estos dos elementos y en abundancia el organismo no está sabiendo que hacer y lo único que ha sabido hacer es guardarlo como grasa en nuestro cuerpo y esa grasa en nuestro cuerpo está causando terribles daños.

BA – Y aquí ¿qué hace falta por hacer? Hace falta educación, hace falta una política pública de educación adecuada ¿qué hace falta? Cuál sería la solución porque es una bola de nieve que va creciendo va creciendo.

SF – Correcto si, la educación con la población que va junto con la política pública y la participación de la industria del cuidado de la salud de la población en ese sentido quiero dejar muy claro y hay que reconocer que hay unos elementos en los que participa la industria si están dañando la salud de le población, lo cual no queremos decir que desaparezca la industria, no se puede además sería incorrecto sería absurdo, la industria debe colaborar en la salud de la población entonces si educación, participación de la industria modificando algunas cosas que está reconocido que causan daño a la salud y hace falta una política pública, una política pública ¿cómo qué? Pues por ejemplo en las grandes poblaciones no hay espacios para la recreación, no hay, entonces los ingenieros y los arquitectos de las ciudades al menos como las nuestras pensaron que las ciudades son para los automóviles y hay ciudades en donde las vialidades son absolutamente para ellos si uno por alguna razón se le descompone el auto no hay manera de caminar no hay banquetas, no hay transporte público, no hay señalización no hay nada, entonces los aspectos sociales de las ciudades tienen que cambiar radicalmente eso es muy importante la manera de como quisiéramos adquirir nuestros alimentos tienen que volver hacia lo natural hacia lo fresco hacia lo menos procesado hacia lo más integral, las bebidas tienen que abandonar el dulzor de un solo azúcar refinado tenemos que volver al agua pero no hay donde beber el agua, excepto que sea un negocio donde cada quien le digan que tienen que beber 3 tragos cada hora porque todo el mundo anda ahora con una botella tratando de pensar que eso es saludable, no hay bebederos ni públicos ya no solamente en las escuelas uno quisiera que hubiera públicos que cada 4 calles haya un bebedero donde la gente pudiera abrir una llavecita refrescarse y seguir o llenar su botella si es que lo quisiera ¿verdad?

BA – Estos ácidos grasos, se los van a dar en forma de pastillas, pescado ¿Cómo se los van a dar?

SF – Gracias por la pregunta, estos ácidos grasos son nutrimentos y existen en vegetales pero no son de los ácidos grasos que son útiles, pueden transformarse estos ácidos grasos vegetales a estos ácidos de más extensión en carbonos y de mas insaturaciones pero en cantidad muy poquita, ósea los ácidos grasos que comemos en las plantas prácticamente no llegan a los ácidos grasos útiles de los que estamos hablando y estos vienen del pescado, son de animales, los de las plantas son los que no, estos vienen del pescado de aguas frías ciertamente, pero el consumo de estos productos en México en las encuestas que se han hecho son muy bajos, bajísimos

BA – Para empezar nadie consume pescado y luego pescado de aguas frías menos.

SF – Claro y lo poco que comemos, lo comemos en ciertas temporadas semana santa o navidad y no lo comemos fresco, lo comemos seco ya no tiene mucho valor, entonces ¿Cómo se los vamos a dar? Se los vamos a dar en capsulas y el placebo que va a ser como si fuera acido lo vamos a tomar de un aceite de aguacate que va a ser como si fuera una sustancia oleosa que tendrá un aspecto muy similar al otro pero que no tendrá el efecto de los otros ácidos grasos esto es por supuesto repito, este es un asunto ciego que establecen códigos que se abrirán después pero nadie va a saber y mientras nosotros vamos a dar los tratamientos ¿verdad?

BA – Doctor pues con que te despides con este pues grave problema de obesidad, tu estas trabajando con este protocolo con muchos otros científicos del país y del mundo pero ¿Cuál es el mensaje que quisieras decirle a la audiencia?

SF – El mensajes es que, la obesidad no es una maldición dada por la naturaleza, no es una maldición dada por los dioses es la consecuencia de haber cambiado nuestras formas de vida y de vivir en la medida en que conozcamos lo que nos hace daño, es que podamos modificar nuestros hábitos y el mensaje más que para los niños se los digo a los padres den buen ejemplo a sus hijos de como comer saludable y como activarse, los padres yo les pido que dediquen media hora a jugar con sus hijos, que los lleven al parque, que caminen, media hora diaria, diaria, diaria es el beneficio una cosa que el humano ha abandonado hablando del consumo de alimentos naturales es el consumo de las verduras, todavía comemos un poco de fruta afortunadamente pero el consumo de verdura fresca prácticamente ha desaparecido y la verdura es el gran regulador de la absorción de los nutrimentos por su fibra que tiene, entonces en la medida en que uno toma verdura a medida que la verdura que no se va a digerir porque tiene mucha fibra camino del intestino va regulando toda la absorción y eso es lo que ya no comemos al menos los capitalinos hay que comer mucha más verdura y la tercera es el agua es el gran líquido que regulas las absorciones de los nutrimentos y de las sustancias en nuestro organismo y la naturaleza nos dio los reguladores periféricos y centrales para saber cuándo beber agua a través del reflejo llamado sed y cuando nosotros tenemos sed lo que tenemos que hacer es beber agua, no agua dulce porque si tomamos agua dulce volvemos a concentrar más aunque fuera a dulzor las cosas que están estorbándonos entonces agua, agua tal cual porque si yo tomo agua dulce el organismo vuelve a hacerse bolas y lo que dice “pero yo no quería dulce” y lo mete a lípidos y sigue el problema ¿verdad? Pero si además de eso estoy comiendo cosas grasosas y saladas y lo quiero resolver con bebidas dulces esto se vuelve una catástrofe entonces: Agua natural, más verduras y salir con los hijos a caminar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.