Ciencia

Encuentran cachorro de lobo momificado en lo profundo del Ártico

Hace más de 50.000 años, una madriguera en suelo arenoso se derrumbó sobre una cría de lobo y la mató, aislándola del aire y la humedad para que el cuerpo de la cría se momificara en el frío.

Permaneció enterrada en el permafrost hasta hace cuatro años, cuando el efecto del calentamiento global y las exploraciones de un minero de oro la descubrieron en el Territorio del Yukón en Canadá, cerca de la ciudad de Dawson.

Quería un metal precioso; lo que encontró fue oro paleontológico.

Esa momia está ahora en exhibición en el Centro Interpretativo de Yukón Beringia en Yellowknife – cuerpo y pelaje intactos, labios encogidos hacia atrás para que sus dientes sean visibles en lo que parece un poco como un gruñido.

El cachorro está tan bien conservado que es fácil saber por observación visual que es hembra.

También tiene un nombre, Zhur (que significa lobo), en el lenguaje del pueblo Trʼondëk Hwëchʼin, en cuya tierra ancestral fue enterrado el lobo.

Entre los animales fósiles, Zhur es “básicamente el lobo mejor conservado que se ha encontrado nunca”, dijo Julie Meachen, paleontóloga y profesora de anatomía en la Universidad de Des Moines en Iowa, que dirigió un equipo de especialistas en el uso de técnicas no invasivas, incluyendo el ADN, la bioquímica y la estructura ósea, para estudiar todo lo que se podía aprender sobre el antiguo cachorro de lobo.

Ella y sus colegas publicaron los resultados el lunes en Current Biology.

Angela Perri, arqueóloga de la Universidad de Durham en Inglaterra, que no participó en el estudio pero que ha colaborado con Meachen en otros proyectos, dijo que el estudio del cachorro era un ejemplo de cómo los científicos se han vuelto capaces en los últimos años de llegar a las profundidades del tiempo y pintar un cuadro vívido y detallado de un animal individual.

Los investigadores, dijo, fueron capaces de preguntar no sólo “¿Cómo eran los lobos del Ártico?” sino “¿Cuál era la vida de este lobo?”

El primer golpe de suerte, dijo Meachen, fue el descubrimiento y la preservación de la cría. Debido al cambio climático, el permafrost del Yukón se está derritiendo, como en todo el mundo. En Siberia también, el calentamiento ha expuesto trozos de valiosos fósiles.

El minero que encontró el cachorro momificado, Neil Loveless, notificó a Grant Zazula, un paleontólogo del gobierno territorial del Yukón, que se puso en contacto con Meachen. Ella y Zazula formaron un equipo interdisciplinario de científicos canadienses y estadounidenses para estudiar a Zhur.

Utilizando una variedad de métodos, como la datación por carbono, estudios de ADN de la edad evolutiva del fósil y estudios químicos de los niveles de oxígeno en el espécimen, se centraron en el tiempo en que vivió Zhur, hace unos 56.000 a 57.000 años.

Fue un período suave en una edad de hielo llamada interestadial, cuando las temperaturas eran lo suficientemente cálidas como para que hubiera ríos y arroyos fluyentes en la zona.

Observando los rayos X de los huesos y el desarrollo de los dientes en Zhur, sabían que tenía entre 6 y 7 semanas de edad en el momento de su muerte.

Tenía buena salud y estaba bien alimentada, y el suelo en el que se había cavado la madriguera era arenoso y por lo tanto inestable, por lo que los investigadores concluyeron que lo más probable es que muriera cuando la madriguera se derrumbó.

El destino de sus probables compañeras de camada, de su madre y del resto de la manada es un misterio.

El estudio de su ADN mostró que era una loba ártico del Pleistoceno, la misma especie que los lobos grises de hoy en día, pero no un antepasado directo.

Al igual que los humanos vinieron de Eurasia en múltiples oleadas, también los lobos.

Su mundo era uno de grandes herbívoros y otros carnívoros, muchos de ellos desaparecidos, como los gatos de dientes de sable, los osos de las cavernas y los leones americanos.

Los lobos de esta época dependían de grandes mamíferos como el caribú, pero una mirada a los productos químicos conservados en los huesos de Zhur mostró que su dieta era preponderantemente basada en criaturas del mar, muy probablemente el salmón.

Hoy en día hay lobos que viven del salmón en ciertas épocas del año, cuando los peces nadan en los ríos y arroyos para desovar.

Una vez que la pandemia de coronavirus haya terminado, puedes viajar a Yellowknife para ver a Zhur en persona.

Con información de: The New York Times

Comentarios