Internacional Política

Así transcurren las elecciones en Estados Unidos

Decenas de millones de estadounidenses esperan para emitir su voto en las urnas para determinar si Presidente Trump obtendrá un segundo mandato en el cargo o candidato demócrata Joe Biden será el presidente número 46 de la nación.

Hay tensión en el aire, mientras la nación se prepara para los disturbios en las calles en un momento de profundas divisiones sociales y políticas.

Se cerraron negocios y escaparates en el centro de Washington, DC, y se erigieron nuevas barreras de acero fuera de la Casa Blanca para defenderse de posibles protestas y disturbios.

Los votantes formaron largas filas respetando la distancia fuera de los lugares de votación incluso antes de que abrieran esta mañana en campos de batalla como Michigan, Wisconsin y Pensilvania.

Se teme que el Servicio Postal de los EEUU pueda manejar la aglomeración tardía de las boletas por correo, muchas de las cuales deben recibirse al final del día.

Un récord de 100 millones de personas votaron antes del día de las elecciones, ya que muchos estados permitieron la votación anticipada durante la pandemia de coronavirus. Los operativos de la campaña estiman que otros 50 millones a 60 millones más emitirán sus votos en persona el martes.

Eso es un gran aumento desde 2016, cuando 138 millones de personas votaron en total, una gran mayoría, más de 90 millones, votaron en persona el día de las elecciones.

“Creemos que la participación será significativa”, dijo el gerente de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon.

Las campañas están al borde de la anticipación de informes sobre interrupciones y confusión, incluidos errores manuales de funcionarios electorales, impugnaciones judiciales partidistas, boletas que se pierden en el correo o se entregan tarde, o boletas descalificadas por tecnicismos.

También existen temores de interferencia electoral de países extranjeros después de que el Director de Inteligencia Nacional anunció el mes pasado que Irán y Rusia enviaron correos electrónicos amenazantes a los votantes después de acceder a sus datos.

“Permítanme ser claro, nuestra infraestructura electoral es resistente, no tenemos indicios de que un actor extranjero haya logrado comprometer o afectar los votos reales emitidos en esta elección”, dijo el Secretario de Seguridad Nacional en funciones. Chad Wolf dijo en una conferencia de prensa el martes.

Un juez federal ordenó el martes al Servicio Postal que barriera sus centros de correo y se apresurara a “asegurarse de que no se hayan retenido votos” en sus instalaciones. Algunos estados, como Florida, solo cuentan las boletas recibidas antes del día de las elecciones, mientras que otros, como Carolina del Norte y Pensilvania, tienen un período de gracia que se extiende varios días después para las boletas con matasellos del 3 de noviembre.

Como sucede todos los días de las elecciones, hay informes de votantes que esperan en largas filas y algunos problemas técnicos en los lugares de votación.

En el condado de Spalding, Georgia, miles de boletas provisionales se enviaron rápidamente a los lugares de votación después de que los funcionarios electorales causaran un mal funcionamiento en las máquinas al cargar datos incorrectos en ellas. Eso resultó en una demora en todo el condado que dejó a muchos votantes varados en largas filas.

Pero también hubo informes de líneas cortas y operaciones de votación que se desarrollaron sin problemas.

En algunos casos, las filas más largas se deben al distanciamiento social y las esperas son impulsadas por funcionarios electorales que esterilizan el equipo.

La campaña de Biden dijo que no ve ninguna evidencia de fallas sistémicas en el aparato electoral en este momento.

“Nos sentimos muy bien con la forma en que se están desarrollando las elecciones”, dijo Bob Bauer, asesor principal de la campaña de Biden.

“Vemos lugares de votación abiertos y funcionarios electorales supervisando un proceso que les brinda a los votantes un derecho de voto justo e inclusivo”, agregó.

Ambas campañas hablan mucho sobre su participación esperada.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo que cree que el presidente ganará en estados como Minnesota y Nevada.

Ese sería un resultado impactante, ya que las encuestas muestran que Biden es el favorito para ganar a nivel nacional y en los estados clave en el campo de batalla que determinarán el resultado.

Aún así, Trump tiene una ventaja con el Colegio Electoral, y pequeñas variaciones en la participación podrían significar la diferencia entre una victoria aplastante de Biden y una estrecha victoria de Trump.

Trump abrió la mañana llamando a uno de sus programas de televisión favoritos, “Fox & Friends”, para decir que está seguro de que superará los 306 votos del Colegio Electoral que recibió en 2106.

Luego, el presidente hizo un breve viaje a Arlington, Virginia, para dirigirse al personal en la sede de su campaña.

“Solo quiero agradecerles a todos y volver a trabajar de inmediato”, dijo Trump.

El equipo de campaña de Biden también dijo sentirse bien, diciendo que ha estado aumentando la puntuación entre los primeros votantes en estados como Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania.

O’Malley Dillon dice que Trump tendría que superar con creces su participación de 2016 para tener la oportunidad de atrapar a Biden.

“Nos sentimos bien posicionados”, dijo O’Malley Dillon. “Todos los datos que estamos analizando subrayan cuántos caminos tenemos y qué pocos caminos tiene Trump”.

Biden visitó su ciudad natal de Scranton, Pensilvania, el martes, donde fue a la iglesia. Biden también visitó la casa de su infancia y dejó su firma en la pared de su antigua habitación.

“De esta casa a la Casa Blanca con la gracia de Dios”, escribió Biden.

El nominado demócrata también hará una parada tardía en Filadelfia, antes de regresar a su casa en Wilmington, Delaware, para ver los resultados.

Todavía podría haber mucho drama tardío después del cierre de las urnas en todo el país.

Ambas campañas tienen abogados de guardia y listos para luchar en el caso de una elección difícil.

Y Trump ha tratado de generar dudas sobre el conteo de votos que tiene lugar después del 3 de noviembre, aunque es normal que el conteo oficial se prolongue durante varios días después de las elecciones.

La campaña de Biden tiene planes para responder en caso de que Trump declare la victoria prematuramente.

“No nos inmutamos por los intentos desesperados de Trump de mantener esta elección”, dijo O’Malley Dillion. “El pueblo estadounidense decidirá. Sabemos que algunos de los resultados tardarán un poco más, pero confiamos en nuestro camino hacia la victoria ”.

Trump le dijo a su personal que no está pensando en concesiones o discursos de victoria en este momento. Solo está pensando en ganar.

“Perder nunca es fácil, para mí no lo es”, dijo.

Con información de: The Hill

Comentarios