Salud

Alimentación sana y nutritiva coadyuva a prevenir enfermedades

Los cambios de alimentación y la distorsión en el consumo de ciertos productos acentúan problemas como sobrepeso, diabetes e hipertensión, afirmó Carlos Labastida Villegas, coordinador del Programa Universitario de Alimentos (PUAL) de la UNAM.

Dijo que diversos productos que se comercializan en México contienen altos índices de azúcares, calorías, grasas saturadas y sodio. Por ello, a partir de 2016 la obesidad, sobrepeso y diabetes fueron declaradas emergencias epidemiológicas.

Cada seis años el Instituto Nacional de Salud Pública realiza encuestas nacionales de salud y nutrición. En 2018 se observó que 75.2 por ciento de adultos, a partir de 20 años, registró una prevalencia en esas dos últimas enfermedades, al igual que tres de cada 10 niños, puntualizó.

“Es una situación muy delicada que tiene que revertirse y hay que tomar medidas en muchos ámbitos. En los últimos meses se han tomado decisiones importantes y es necesario continuar con ellas, pero necesitamos de la participación de todos los sectores público, privado, social y hasta individual”, expresó.

Durante el programa “La UNAM responde”, Labastida Villegas se refirió a los mecanismos implementados para mejorar la salud, como el etiquetado en los productos alimenticios lo que facilita conocer el tipo de sustancias y las cantidades que contienen.

El especialista recomendó incluir en la alimentación: cereales y tubérculos; verduras y frutas, así como leguminosas y alimentos de origen animal. El objetivo, destacó, es combinar elementos de estos tres grandes grupos en la dieta diaria, la cual deber ser variada, completa y equilibrada, lo cual beneficia al organismo para estar saludable.

“En estos tiempos comer una sopa, pasta y guisado con agua simple está bien para encontrar la ruta correcta para cambiar nuestra realidad”, subrayó.

Comentarios