Medio Ambiente

Aa+ Aa- Reconoce Semarnat aportaciones de Mario Molina para proteger la capa de ozono y mejorar la calidad del aire

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y los organismos que la conforman, lamentan el deceso del Dr. Mario Molina Pasquel y Henríquez, Premio Nobel de Química en 1995 y mexicano universal comprometido con la naturaleza, con nuestro país y con el planeta, y envían sus condolencias a familiares y amigos.

Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, Molina, junto con Sherwood Rowland en la Universidad de Cambridge, estudió los efectos de los clorofluorocarbonos (CFC) que, mediante múltiples aplicaciones, generaron comodidad a las sociedades del mundo.

Ambos descubrieron que los “gases inertes”, o CFC, una vez liberados permanecían en la atmósfera baja sin reaccionar con otros componentes químicos, pero no de forma inocua, sino que al migrar a la estratosfera generaban un catastrófico problema ambiental: el agotamiento sustancial de la capa de ozono (O3), franja que absorbe mucho de los rayos UVB.

Gracias a este descubrimiento se firmó el Convenio de Viena en 1985, del cual emanó el Protocolo de Montreal para la protección de la capa de ozono, mediante la eliminación gradual de las sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO).

Hoy en día, México es uno de los países que ha cumplido con ambos compromisos internacionales. Ha eliminado el consumo del 99% de las SAO, minimizando al máximo las amenazas a la capa de ozono.

Los conocimientos que aportó Mario Molina en materia de calidad del aire y de cambio climático a lo largo de su carrera, son sin duda el legado más valioso que un investigador de su talla ha dejado a la humanidad.

Para honrar su memoria, visión y sensibilidad hacia el medio ambiente, desde la Semarnat seguiremos impulsando acciones que prohíban en su totalidad el uso de sustancias agotadoras de la capa de ozono. Sus aportaciones trascenderán generación tras generación en el afán de lograr un mundo mejor.

Comentarios